Entre proyectos, contratos y ayuno los 100 días en la Cámara

Los primeros 100 días del presidente de la Cámara, Carlos “Johnny” Méndez, han estado marcados por la rápida aprobación de proyectos complicadísimos, las controversias por la larga lista de contratos a expolíticos y por un ayuno de 40 días que, según él, ayudó en algo a resolver los profundos problemas que aquejan al País.

En los siguientes días se aproximan nuevas pruebas de fuego: la aprobación del primer presupuesto con el aval de la Junta Federal de Control Fiscal, el plebiscito de estatus y la aprobación de proyectos que no dejan de traer controversia como la reforma contributiva, el cannabis medicinal, la nueva ley de adopción, el proyecto que encamina el llamando ‘Plan Tennessee’ y otros tantos que quedan en el tintero.

Al hablar de sus primeros 100 días como presidente de la Cámara, Méndez enumeró la cantidad de proyectos que se han convertido en ley: 16 en total. Proyectos que en su mayoría resultan complicados y controversiales: la reforma laboral, el empleador único, la Ley de Permisos, la consulta de estatus y los beneficios contributivos a los médicos, entre otros.

“Quizás hubo proyectos que no se le ha dado esa consideración pero se le dio el proceso de vistas públicas. Lo que pasa es que vivimos un proceso histórico en Puerto Rico. Es la primera vez que tenemos el control de una junta y el país en quiebra. Eso nos ha obligado a tener que actuar con rapidez, primero para ganar confianza en mercados nacionales e internacionales y, más que nada, la confianza del país”, afirmó.

Méndez afirmó que la presencia de la junta no ha cambiado la forma en que lleva su presidencia, pero sí la mencionó entre los factores que han influenciado en la manera en que opera ahora la Cámara.

“Siempre estuve en contra de la junta. La rechacé, la critiqué y dije que era la más cruda realidad de vivir en un sistema colonial. La imposición del imperio sobre la colonia. Hubo otros que ahora la critican, pero fueron los que la pidieron. Ahora tengo una realidad. Es una ley que está aprobada y tengo que lidiar con ese asunto, pero no es óbice para que haga los señalamientos que tengo que hacer”, afirmó.

A lo que no llega el presidente cameral, ni ningún líder legislativo, a decir es que recortarán el presupuesto de $2 millones mensuales que cuesta la junta.

“Hay que garantizar ese presupuesto porque es la imposición del imperio. El imperio estableció que ese es el presupuesto mensual y que pueden solicitar dinero adicional. Eso, si hay que cuestionarlo en un tribunal se cuestionará”, expresó. “Eso no nos quita el poder de verificar cada gasto porque es dinero público, pero esa es la pura realidad de vivir en una colonia”.

Las instrucciones de la junta al gobierno es que para el 30 de abril debe haber un presupuesto presentado. La Ley para la Supervisión, Administración y Estabilidad Económica de Puerto Rico, (Promesa, por sus siglas en inglés) establece que la junta intervendrá en todo el proceso presupuestario, un evento que antes recaía exclusivamente en las manos del Ejecutivo y la Legislatura. La Cámara es el primer cuerpo en atender el presupuesto, pero ahora la junta es quien tiene la palabra final.

Al asumir su cargo como presidente cameral, Méndez recibió la Cámara que dejó Jaime Perelló tras una abrupta salida. El escándalo más grande de la pasada administración fue el otorgamiento del contrato del cuadro telefónico. Ahora el presidente aseguró que para el nuevo año fiscal, en julio, la compañía que dejó Perelló deberá competir para mantener las operaciones de este cuadro.

Afirmó que el presupuesto de la Legislatura podría ser reducido cuando llegue el próximo presupuesto. La Cámara y el Senado han estado bajo fuego por la firma de contratos a expolíticos y, en el caso del Senado, artistas como Glenn Monroig. En la Cámara tienen contratos figuras como Albita Rivera, Elizabeth Casado, María Vega, Borgie Ramos. También tiene contrato Andrea de Castro, la hija de Jorge de Castro Font, quien tiene un contrato con el representante popular Ángel Matos.

Un ayuno de 40 días

En febrero, poco después de haber jurado proteger la Constitución, Méndez anunció que haría un ayuno de 40 días. Un recorrido por los 40 distritos representativos, al cual invitaría a los 40 representantes de distrito. Dijo entonces que esto es lo que hacían los pueblos cuando estaban en problemas: clamar a Dios. Abogó por el ayuno como una forma de solucionar los problemas económicos y sociales que aquejan al país. Dijo entonces que hay muchas maneras de ayunar y defendió – y continúa defendiendo – su decisión en el Tribunal Federal donde se radicó una demanda en contra de este ayuno.

“Yo no lo pido para que mañana exista un milagro y no haya criminalidad. En la medida en que cada hombre logre una regeneración, se convierte en un mejor ser humano y comienza a tener una mejor visión de cómo mejorar la sociedad, eso es un avance”, dijo el presidente cameral.

¿El ayuno atendió los problemas sociales del país?

“La participación de las personas que van a la experiencia, tengo que decir que sí. La aceptación de personas que me encuentro en la calle es extraordinaria. Si hubiera sabido que sería así, que la gente está agradecida, pues sé que esto se debió haber hecho hace mucho tiempo”.

¿Lo haría nuevamente?

“Si Dios lo pone, claro que lo voy a hacer”.

¿Resolvió algún problema con esto?

“Entiendo que sí. Hay gente más sensible a lo que es la necesidad del País”.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *