Artrosis y Artritis

El término artritis sirve para designar la existencia de inflamación (con el consiguiente dolor) en alguna articulación que incluye un amplio espectro de diferentes trastornos, por ejemplo, la artrosis (osteoartritis), la artritis reumatoide, la espondilitis anquilosante, y muchos otros. Entre ellas, la artrosis no es una verdadera artritis, ya que está provocada por fenómenos degenerativos en la articulación y no por inflamación de la misma, pero es la causa principal de discapacidad en personas mayores de 65 años en los países desarrollados. Por otro lado, la artritis reumatoide es una enfermedad destructiva, autoinmune que afecta a un más pequeño, pero no insignificante, número de población adulta.
Mientras que estudios científicos han demostrado que articulaciones, huesos y músculos tienen un sistema endocannabinoide funcional [1-3], hay relativamente poca información científica o médica sobre el uso de cannabis o cannabinoides para tratar cualquiera de estos trastornos. La información disponible se resume a continuación.

Artrosis

Hay muy poca información disponible sobre el uso de cannabis o cannabinoides para el tratamiento de la artrosis. Un estudio informó de niveles elevados de endocannabinoides (cannabinoides naturales producidos por nuestro cuerpo) anandamida y 2-araquidonoilglicerol en la médula espinal de ratas con artrosis inducida experimentalmente [3,4]. Otro estudio en ratas, informó que la inyección intra-articular de un activador del receptor cannabinoide CB1 se asoció con una supresión de la actividad nociceptiva (percepción del dolor) desde las fibras del dolor que inervan las articulaciones cuando estas se sometieron a una rotación lesionadora [5]. Por último, la administración local (inyección cercana a la articulación afectada) de un inhibidor de la degradación de los endocannabinoides, que por tanto aumenta la presencia de endocannabinoides en el sistema, se asoció con una disminución del dolor en dos modelos diferentes de osteoartritis en roedores [6]. Experimentos de comportamiento llevadas a cabo en estas ratas sugirieron que el tratamiento con el inhibidor también disminuyó el dolor articular medido por una disminución de la discapacidad del miembro afectado [6].

Hasta la fecha no se han realizado estudios clínicos con pacientes sobre el uso de cannabis o cannabinoides para el tratamiento de la artrosis. Sin embargo, el actual Reglamento de acceso a Marihuana Médica del departamento de salud de Canadá, permite el uso de marihuana para aquellos pacientes que experimentan dolor severo asociado con artritis severa que; o bien no se han beneficiado, o no sería considerado que se beneficiara de los tratamientos convencionales [7].

Artritis reumatoide

La artritis reumatoide es una enfermedad sistémica autoinmune caracterizada por una inflamación progresiva de las articulaciones que lleva a la destrucción de estas, generando incapacidad, dolor significativo y otras complicaciones sistémicas como por ejemplo, cardiovascular, pulmonar, psicológicos, así como otros trastornos óseos como la osteoporosis [8,9].
Un estudio en un modelo de rata de artritis reumatoide informó de que el tratamiento con THC o anandamida se asoció con una anti-nocicepción (reducción de la sensibilidad al dolor) significativa en un prueba de presión sobre una pata [10]. Otro estudio utilizando el mismo modelo animal demostró una interacción anti-nociceptiva sinérgica entre el THC y morfina en ratas artríticas y no artríticas con la misma prueba de presión sobre una pata [11].
En seres humanos, un estudio encontró que los niveles del endocannabinoide anandamida y 2-araquidonoilglicerol (2-AG) en el líquido sinovial (líquido que se encuentra en las articulaciones) de pacientes con osteoartritis y artritis reumatoide eran mayores en comparación a los voluntarios control sin inflamación, sin embargo el significado de estos resultados es aún incierto [12].
Un estudio clínico preliminar que evalúa la eficacia del medicamento Sativex (derivado del cannabis) para tratar el dolor causado por la artritis reumatoide, informó de un efecto analgésico modesto pero estadísticamente significativo tanto en movimiento como en reposo en pacientes artríticos, así como la mejora en la calidad del sueño [13]. La administración de Sativex fue bien tolerada y no se observó toxicidad significativa. La dosis media diaria en la semana final del tratamiento fue de 5,4 pufs del spray (equivalente a 14,6 mg de THC y 13,5 mg de CBD por día, la duración del tratamiento fue de tres semanas). La gran mayoría de los efectos adversos fueron leves o moderados, y no hubo retiros del tratamiento relacionados con los efectos adversos.
A pesar de la evidencia hallada hasta ahora, una reciente revisión de las publicaciones sobre cannabis y dolor concluyó que la evidencia en apoyo del uso de cannabis por vía oromucosa (por ejemplo, Sativex) para el tratamiento del dolor asociado con artritis reumatoide es débil y dado el perfil de efectos secundarios típicamente asociados con el uso de cannabinoides, los daños potenciales parecen ser mayores que cualquier beneficio modesto alcanzado [14]. Sin embargo, es necesaria mayor investigación para poder concluir si el uso de cannabis es realmente efectivo o no en el tratamiento del dolor asociado con esta enfermedad.
Igualmente, el actual Reglamento de acceso a Marihuana Médica del departamento de salud de Canadá, permiten el uso de marihuana para aquellos pacientes que experimentan dolor severo asociado con artritis que, o bien no se han beneficiado, o no sería considerado para beneficiarse de los tratamientos convencionales [7].

Es importante señalar que los hallazgos relacionados a estas dos dolencias podrían ser aplicables a otros tipos de artritis.

Referencias

1. Idris, A. I., & Ralston, S. H. (2010). Cannabinoids and bone: friend or foe?.Calcified tissue international, 87(4), 285-297.

2. Watkins, B. A., Hutchins, H., Li, Y., & Seifert, M. F. (2010). The endocannabinoid signaling system: a marriage of PUFA and musculoskeletal health. The Journal of nutritional biochemistry, 21(12), 1141-1152.

3. Richardson, D., Pearson, R. G., Kurian, N., Latif, L., Garle, M. J., Barrett, D. A., … & Chapman, V. (2008). Characterisation of the cannabinoid receptor system in synovial tissue and fluid in patients with osteoarthritis and rheumatoid arthritis. Arthritis Research and Therapy, 10(2), R43.

4. Sagar, D. R., Staniaszek, L. E., Okine, B. N., Woodhams, S., Norris, L. M., Pearson, R. G., … & Chapman, V. (2010). Tonic modulation of spinal hyperexcitability by the endocannabinoid receptor system in a rat model of osteoarthritis pain. Arthritis & Rheumatism, 62(12), 3666-3676.

5. Schuelert, N., & McDougall, J. J. (2008). Cannabinoid‐mediated antinociception is enhanced in rat osteoarthritic knees. Arthritis & Rheumatism, 58(1), 145-153.

6. Schuelert, N., Johnson, M. P., Oskins, J. L., Jassal, K., Chambers, M. G., & McDougall, J. J. (2011). Local application of the endocannabinoid hydrolysis inhibitor URB597 reduces nociception in spontaneous and chemically induced models of osteoarthritis. Pain, 152(5), 975-981.

7. Minister of Justice, Government of Canada. Marihuana Medical Access Regulations. 2011.

8. Richards, B. L., Whittle, S. L., & Buchbinder, R. (2012). Neuromodulators for pain management in rheumatoid arthritis. The Cochrane Library.

9. McInnes, I. B., & Schett, G. (2011). The pathogenesis of rheumatoid arthritis. New England Journal of Medicine, 365(23), 2205-2219.

10. Smith, F. L., Fujimori, K., Lowe, J., and Welch, S. P. (1998). Characterization of delta9-tetrahydrocannabinol and anandamide antinociception in nonarthritic and arthritic rats. Pharmacol.Biochem.Behav. 60: 183-191.

11. Cox, M. L., Haller, V. L., & Welch, S. P. (2007). Synergy between Δ 9-tetrahydrocannabinol and morphine in the arthritic rat. European journal of pharmacology, 567(1), 125-130.

12. Richardson, D., Pearson, R. G., Kurian, N., Latif, L., Garle, M. J., Barrett, D. A., … & Chapman, V. (2008). Characterisation of the cannabinoid receptor system in synovial tissue and fluid in patients with osteoarthritis and rheumatoid arthritis. Arthritis Research and Therapy, 10(2), R43.

13. Blake, D. R., Robson, P., Ho, M., Jubb, R. W., & McCabe, C. S. (2006). Preliminary assessment of the efficacy, tolerability and safety of a cannabis-based medicine (Sativex) in the treatment of pain caused by rheumatoid arthritis. Rheumatology, 45(1), 50-52.

14. Richards, B. L., Whittle, S. L., & Buchbinder, R. (2012). Neuromodulators for pain management in rheumatoid arthritis. The Cochrane Library.